Escribe y quema. Como un barco, ahoga las palabras en tu boca.

Escupe las ansias, los llantos, los gritos, los amores.

Quema las hojas. Quémate el cuerpo, las fotos, los ojos, la esperanza.

Recito el discurso, las maldiciones, mis conjuros de bruja,

de mujer pagana, de hechicera, de loca, de hiena herida.

Camino en círculos por la sala y el pasillo, invento deseos,

maldigo las horas, los días, los años. Maldigo tus manos

y tu boca en mueca de odio, tu boca sonriendo, tu boca besando.

Agoto la rabia sobre el papel, sobre el teclado, sobre el asfalto.

Nada alcanza, tu ausencia sigue asfixiándolo todo

Anuncios

Acerca de Divagante Hikuriana

Nací en el semidesierto, en esa tierra donde bordean el centro y el norte del país. Vengo de una familia de mujeres fuertes, matriarcado histórico que ha definido, casi genéticamente, mi forma de mirar y vivir el mundo. (Di)Vagar y viajar me son indispensables, como indispensables me son las noches despejadas y el mar. Cambié de residencia desde muy joven y a lo largo de éstos años fuera de casa he asumido a mis amigos como escenciales. Hoy sigo buscando lugares para estar... mientras encuentro el siguiente espacio Ver todas las entradas de Divagante Hikuriana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: